search search search rss search

next page next page close

Armenia

Hoy un poco de historia y cultura.

Yo soy de origen armenio, y aunque no haya vivido allí y no hablo armenio, me gustaría que la gente que lee este blog conozca un poco ese pequeño país, que hace cientos de años, no era tan pequeño.

Armenia (en armenio Հայաստան, Hayastan, el Հայք Hayq , en ruso: Армения). Es un país eurasiático, sin salida al mar, ubicado en el Cáucaso meridional. Comparte frontera al oeste con Turquía, al norte con Georgia, al este con Azerbaiyán e Irán, y al sur con el enclave azerí de Najicheván.

Mapa de Armenia

El nombre original en armenio para el país era Hayk. Este nombre evolucionó durante la Edad Media en Hayastan, una combinación de las palabras Hayasa (Հայասա) o Hayk (Հայկ) con el sufijo persa “- stan” que significa Tierra. El nombre ha sido tradicionalmente derivados de (Haik o Hayq) (Հայկ), el legendario patriarca de los armenios, que según la tradición Hayk, tataranieto de Noé.

Se ha propuesto por los creyentes a Armenia como el sitio del jardín bíblico del Edén y popularmente se ha creído que el monte Ararat es la montaña bíblica sobre la cual se posó el Arca de Noé después del Diluvio universal. Supuestamente Hayk partió del monte Ararat para ayudar en la construcción de la torre de Babel y después, para derrotar al rey babilónico Belio en 2492 a. C. cerca de las montañas del lago de Van, en el sudoeste de la Armenia histórica (en el este de la Turquía actual) se estableció su nación en la región del Monte Ararat.

En la mitología griega, el Cáucaso, el Káukasos, era uno de los pilares que sostienen al mundo. Se afirma también que Prometeo fue encadenado en estas montañas por Zeus.

Hay todo tipo de información sobre el origen del vocablo “Armenia”, desde obras de Herodoto que divulga que los armenios eran colonos de Frigia, hasta otros líderes, como Armenak, que se considera padre de todos los armenios.

Algunos eruditos judíos y cristianos escriben que el nombre “Armenia” deriva de Har-Minni, es decir las “montañas de Minni” (o de Mannai). Varios eruditos armenios han identificado el término persa con el “Armani” (Armanum, que también se lee Armanim).

Armenia se ha poblado desde épocas prehistóricas. Los arqueólogos continúan desvelando la evidencia de que Armenia y sus montañas estuvieron entre los primeros lugares donde se asentó la civilización humana. A partir del 4000 a. C. hasta el 1000 a. C., las herramientas y las baratijas de cobre, de bronce y de hierro fueron producidas en Armenia y negociadas comúnmente en tierras vecinas donde esos metales eran menos abundantes. El territorio de Armenia es también uno de los candidatos a haber albergado el Aratta legendario, mencionado en expedientes sumerios.

Monte Ararat desde Ereván al atardecer

El reino de Armenia ha pasado por muchas etapas, en el 428, tras la caída del reino armenia, la mayor parte del país  fue incorporada al Imperio Sasánida y estuvo bajo el mandato persa, aunque era autónoma, excepto algunos territorios, hasta el año 630, hasta que la Persia Sasánida fue destruida.

Durante la época medieval  estuvo bajo el mandato bizantino hasta 1071, cuando los turcos derrotaron a los bizantinos y conquistaron Armenia. Pero en el año 1100 los príncipes armenios establecieron un principado armenio semi-independiente en el norte y en el este.

En 1230 los mongoles conquistaron el principado, y el resto de Armenia. Así, las invasiones mongoles fueron seguidas por otras tribus asiáticas centrales, que continuaron hasta 1400. Después de incesantes invasiones Armenia se debilitó, y en el año 1500 el Imperio otomano y el Imperio safávida se repartieron los territorios. Armenia se convirtió en parte integrante del Imperio otomano y esta situación duró 300 años, hasta la Guerra Ruso-Turca, cuando la parte oriental fue cedida al Imperio Ruso, la parte restante continuó bajo el Imperio otomano.

Durante la I Guerra Mundial el nuevo gobierno otomano empezó a mirar a los armenios con desconfianza y suspicacia, debido al a que el ejército ruso mantuvo un contingente de tropas armenias. El 24 de abril de 1915 las autoridades otomanas arrestaron a los intelectuales armenios. Con la ley de Tehcir, una gran proporción de armenios que vivían en Anatolia falleció como resultado del genocidio armenio. Había resistencia armenia local en la región, desarrollada contra las actividades del Imperio otomano. Los acontecimientos de 1915 a 1917 se consideran por los armenios y la inmensa mayoría de historiadores occidentales como matanzas totales patrocinadas por el estado

A pesar de la evidencia abrumadora del intento genocida, las autoridades turcas mantienen actualmente que las muertes fueron resultado de una guerra civil, junto con el hambre y las enfermedades, incluyendo muertes en ambos bandos.

El genocidio armenio (en armenio: Հայոց Ցեղասպանություն; en turco: Ermeni Soykırımı), a veces también llamado holocausto armenio, Մեծ Եղեռն, gran calamidad o masacre armenia, fue la deportación forzosa y masacre de un número indeterminado de civiles armenios, calculado aproximadamente en la muerte de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1917, durante la Primera Guerra Mundial.

Genocidio Armenio (vídeo musical con fotos)

Se caracterizó por su brutalidad en las masacres y la utilización de marchas forzadas con las deportaciones en condiciones extremas, que generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados. Otros grupos étnicos también fueron masacrados por el Imperio otomano durante este período.

La fecha del comienzo del genocidio se conmemora el 24 de abril de 1915, el mismo día en que las autoridades otomanas detuvieron a unos 250 intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad de armenios en Estambul. Posteriormente los militares otomanos expulsaron a los armenios de sus hogares y les obligaron a marchar cientos de kilómetros -por el desierto de lo que hoy es Siria- privados de alimentos y agua. Las masacres no respetaron la edad o el sexo de las víctimas, y las violaciones y otros tipos de abusos sexuales eran frecuentes.

Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran realmente, no admite que se tratase de un genocidio, arguyendo que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial. A pesar de esta tesis, casi todos los estudiosos -incluso algunos turcos- opinan que los hechos encajan en la definición actual de genocidio.

La primera razón por la que ocurre el genocidio en Armenia es porque los armenios eran cristianos y los turcos eran musulmanes. ¡Siempre hay un motivo religioso! En 1916 se comete el genocidio armenio por los turcos en plena guerra. Se secuestraba a los armenios y al día siguiente eran ejecutados. Al principio se ejecutaba a los varones de edad militar, entre 16 y 45 años. Sólo tenían de 15 a 30 minutos para abandonar sus hogares. Eran deportados hacia Iraq y Siria. Lo que básicamente convirtió la deportación de los armenios en genocidio fue las condiciones en las que se llevó a cabo la deportación. Por ejemplo, una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Otros eran asesinados por el ejército turco. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente abusados. Toda la riqueza del pueblo armenio fue expropiada.

Sin embargo esta masacre no fue la única, aunque si la que más víctimas tuvo. Entre 1894 y 1897 se produjeron las llamadas “Masacres hamidianas”, obra del sultán otomano Abdul Hamid II, conocido por esta razón como el “Sultán Rojo”. Se calcula que perecieron unas 300.000 personas durante las matanzas hamidianas 300.000.

En 1903 tuvo lugar la Masacre de Adana: algunos elementos militares del Imperio otomano, con la colaboración de los estudiantes de teología islámica, quisieron devolver el control del país a manos del Sultán y al imperio de la ley islámica. Proliferaron los disturbios y combates. Distintas fuentes afirman que las tropas otomanas tomaron parte en el saqueo de los enclaves armenios de la provincia de Adana. 15.000 a 30.000 armenios fueron asesinados en el curso de la “Masacre de Adana”.

Alrededor del mundo hay diferentes monumentos conmemorando el genocidio armenio, desde Argentina o Canadá hasta Valencia.

Bandera de Armenia

Durante la época soviética, Armenia formó parte de la República Soviética de Transcaucasia hasta el año 1936, que más tarde se separó en tres repúblicas separadas. Los armenios gozaron de un período de estabilidad relativa bajo la dominación soviética. Recibieron medicinas, alimentos y otras provisiones desde Moscú, y la dominación comunista demostró ser un bálsamo calmante en contraste con los años finales turbulentos del Imperio otomano. La situación fue difícil para la iglesia, que luchó bajo la dominación soviética. Después de la muerte de Lenin, Stalin tomó las riendas de la URSS y comenzó una era de terror renovado para los armenios. Como con otras minorías étnicas y los propios rusos, vivieron la gran purga de Stalin: diez mil armenios fueron ejecutados o deportados. Los temores disminuyeron cuando Stalin murió en 1953 y Nikita Jrushchov emergió como el nuevo líder.

Actualmente, Armenia es un país independiente y su política se lleva a cabo en el marco de república democrática.

Los armenios tienen su propio alfabeto e idioma distintivos. El alfabeto fue inventado por Mesrob Mashtots y consiste en 36 letras, dos de las cuales fueron añadidas durante el periodo de Cilicia. El 96% de los habitantes del país habla armenio, mientras el 75,8% de la población habla además ruso como resultado de la política lingüística soviética.

Alfabeto armenio

Y como curiosidad: el albaricoque es el símbolo de Armenia, de hecho se puede apreciar el color del albaricoque en la bandera armenia.

 

Armenia tiene una gran tradición de su cultivo desde tiempos remotos y es la tierra que da nombre a su nombre científico (Armeniaca armeniaca, Armeniaca vulgaris, etc). En los países cercanos a Armenia se le suele llamar “la manzana armenia”.

Hoy en día el pueblo armenio está presente en casi todo el mundo, en muchos países podemos encontrarnos con diásporas armenias, o incluso, celebrities estadounidenses ocultas tras un seudónimo son de origen armenio, como por ejemplo: André Agassi o Cher, o ajedrecistas del calibre de Tigrán Petrosián o Gari Kaspárov, o los integrantes del grupo System of a Down, o el cantante Charles Azanvour, muy famoso y querido en Francia.

¡Espero que os haya gustado!

 


next page next page close

Ojo de Polisemo: III Encuentro universitario-profesional de traductores literarios.

Hace poco tuvimos un mini-debate con varias compañeras en Twitter (¡qué gran invento!) a raíz de un artículo del País: “La hora de un traductor vale como la de la limpieza”. La pregunta que todos nos hacíamos era si realmente se puede vivir de la traducción literaria.

Tras acudir al III Encuentro universitario-profesional de la traducción literaria, puedo decir que sí, se puede vivir de la traducción literaria, y sin combinarlo con ningún otro empleo. Los profesionales de la traducción literaria que hicieron realidad el encuentro, demostraron con creces que el traductor literario no vive del aire.

Tuvimos el placer de conocer a traductores del calibre de María Teresa Gallego Urrutia, Presidenta de AceTTraductores y traductora literaria de los grandes autores franceses; o Carmen Montes, traductora de novelas policiacas; Carlos Milla, traductor de novela histórica, entre las cuales habría que destacar la saga de Los hijos de la tierra de Jean M. Auel, y otros muchos profesionales del mundillo. Además conocimos las dos caras de la moneda: traductores y editores.

Todas y cada una de las mesas redondas suscitaron un gran interés entre el público, que al final de cada ponencia acribillaban a preguntas a los ponentes.

Se habló de los problemas de traducción que uno puede encontrar en las obras literarias, a menudo por falta de investigación y documentación por parte del autor, y otras veces por la dificultad de equivalencias en las dos culturas o a causa de malas traducciones.

Carmen Montes (traductora de las obras de Henning Mankell, entre otras) y Alejandro  M. Gallo (escritor y comisario jefe de la Policía Local de Gijón) hablaron sobre la traducción de las novelas policiacas y las dificultades de traducir los diferentes cargos militares o policiales, o de cómo algunos de los autores no se documentan en absoluto sobre los temas sobre los que escriben o se inventan aviones de combate o armas.

De la mano de Teresa Solana, traductora y escritora de novela negra, conocimos la figura de la “autotraducción” y la polémica “contaminación” de la lengua catalana.

Benito Gómez Ibáñez, traductor de El Infierno digital de Philip Kerr expuso la dificultad de traducir un technothriller del siglo XIX-XXI, cuando el tema tecnológico e informático no estaba tan extendido, y los relojes digitales aún no habían aparecido en España, y se optó por traducirlos como “relojes de lectura directa”.

Aunque no sólo se habló de los problemas de traducción desde un punto de vista práctico, sino también tuvimos la oportunidad de conocer el punto de vista teórico gracias a Javier  Franco Aixelá, profesor de la UA.

Sin embargo, a mi parecer, las ponencias que despertaron más interés entre el público fueron aquellas en las que se habló sobre el tema económico, la fiscalidad, los contratos, etc.  Y me gustaría destacar un poco más este punto.

Lo primero que deberíamos hacer es acudir a la Ley de Propiedad Intelectual (Art. 5) para conocer nuestros derechos y obligaciones. Así pues, conforme a la Ley de Propiedad Intelectual: “La cesión otorgada por el autor a título oneroso le confiere una participación proporcional en los ingresos de la explotación, en la cuantía convenida con el cesionario”.

Por tanto, antes de enfrascarnos en una traducción literaria, debemos firmar un contrato con la editorial. En la página de Acett podéis encontrar los contratos tipo y toda la información necesaria para evitar clausulas abusivas. Aunque según el Libro Blanco de la traducción editorial de España el 27,2% de los traductores no tenían contrato.

En cuanto a las tarifas que se le aplican a la traducción literaria, nada tienen que ver con otro tipo de traducciones. En este caso se tarifica por plantilla, o “por matrices”, o  “a tanto alzado”, (antigua plantilla de las máquinas de escribir de 30 líneas de 70 caracteres =2100 caracteres) o por recuento, es decir por recuento de Word (cantidad de caracteres totales dividida por 2100, por lo que la tarifa se ve algo mermada).

Los precios aconsejados por la asociación son los siguientes:

 

Lengua de partida EUROS
Inglés, francés, italiano, catalán, portugués al castellano o catalán 10€ – 24€
Alemán, danés, rumano, serbio, croata, noruego, sueco al castellano o catalán 11€ – 24€

Aunque, a veces la remuneración depende también del tipo de obra, una de las asistentes que conocí en el encuentro era traductora de novela erótica, y parece ser que está bastante mal pagada (6.50€ por 2100 matrices) ya que algunos creen que desprestigia al traductor, aunque hay mucho trabajo en ese campo.

Además de esto, el traductor literario tiene derecho a cobrar derechos de autor:

 

Obras de dominio público Entre el 2% y el 10%
Obras con derechos vivos Entre el 0.5% y el 2.5%

En el contrato que vayamos a firmar las tarifas no son el único punto importante, también habría que prestar especial atención a la renovación del contrato, a las penalizaciones que puede aplicarte la editorial por todo tipo de causas, a las cesiones y a la extensión de la obra al ámbito digital, tema muy candente hoy en día en el mundillo editorial.

Para más información sobre estas cuestiones podéis visitar la web de ACETT o de CEATL.

Tras el debate sobre las tarifas y la fiscalidad, los ponentes recomendaron estar en constante contacto tanto con otros profesionales de la traducción como de la edición, que, además, hoy en día es mucho más fácil y accesible gracias a Internet y a las asociaciones. ¡Hay que asociarse y estar en contacto con el mundo exterior!

Se mencionaron todo tipo de foros, blogs y listas de distribución relacionados con la profesión:

- Actualidad Editorial

- Club de traductores literarios de Buenos Aires

- El atril del traductor

- El Carpintero traductor

- El Trujamán

- Malapartiana

- El Blog de León Hunter

- La Paradoja de Chomsky

- Saltana

- 1611 (Historia de la Traducción)

- ASOCESP

- FIT

En resumen, aunque seamos un colectivo muy quejica, como dicen algunos que desconocen la profesión, y los lectores se acuerdan de nosotros sólo cuando encuentran un error, SÍ se puede vivir de la traducción, y también de la traducción literaria. Sólo hay que poner empeño en lo que uno hace, tener ganas, respetar tu labor y la de los demás, no tener miedo a los retos, exigir tus derechos y cumplir con tus obligaciones para no perjudicar a los demás. ¡Nuestra profesión es simplemente genial!

Y para terminar esta entrada, os adjunto las magníficas conclusiones de Catalina Iliescu, Directora de la Sede Ciudad de Alicante y profesora de la UA.

Ha sido un encuentro mágico con la literatura y con los responsables de que ella llegue hasta nosotros. Unas veces rebelde y desenfrenada, como en el triángulo de encaje y seda del “acorazado Potemkin” que el héroe de la traducción de Benito Gómez hizo suyo, otras veces domesticada, como cuando Peter Bush tiene que templar en la lengua de Shakespeare las obsesiones de su personaje en perpetua erección, un problema evidente para el traductor, aunque mirándolo bien… ¿qué opinarán las lectoras?

Hemos aprendido con Teresa Solana que lo que se hace a cuatro manos no lo puede “desfacer” ninguna política lingüística, pues viene dictado por la esquizofrenia creadora del traductor-escritor que entra en el bucle “sibilino” del perfeccionamiento continuo, deformación profesional que padecen también los traductores de novela histórica, quienes se meten en la máquina del tiempo y, con ayuda de gancheros y pilotos de caza, reconstruyen, esquivando los anacronismos, un cuadro andaluz preciosista con detalle de sardana, porque para eso se les ha comparado hoy con los restauradores de lienzos o frescos de sociedades y vidas pretéritas.

Hemos confirmado una vez más la sospecha de que la teoría sí sirve para algo, aunque sólo sea para saber con qué se le “metaforiza” a uno (cristal, puente, ente invisible, recepcionista de Babel)… y aunque nos gusta hablar de “diferencias traductoras” más que de “pérdidas de la traducción”, en el fondo, todos hemos intentado a lo largo de estos tres días desterrar el mito de la “intraducibilidad” y la leyenda urbana que reza: “de la traducción literaria no se come”.

También nos ha servido este encuentro para enterarnos de que el poli de a pie es el currito y el comisario es el listo, mientras que el inspector suele ser un poco torpe para darle juego al jefe, aunque con tanta policía nacional, local, autonómica y unidades adscritas, una acaba llamándolos con el genérico “fuerzas de orden público”, ¡que encima resulta que dejó de utilizarse cuando murió el tío Paco!

Hemos aprendido que debemos exigir contratos y sabernos los artículos de la ley de propiedad intelectual como la lista de los reyes godos (¡aunque nos vendría mejor la lista de los reyes magos!), a darnos de alta en la omnisciente Hacienda y a facturar, a escoger la asociación que mejor se ajuste a nuestras necesidades y a aspirar, si no al Premio Nacional o al Stendhal, al menos a la “sirenita” de Andersen.

Disfrutamos con nuestro propio reflejo en el espejo minucioso y sagaz de los alumnos, en el que a más de uno de los diseñadores de curricula académicos le tendremos que aplicar el Photoshop porque no sale muy favorecido…

Hemos visto que a las grandes dicotomías de la lingüística, desde Saussure para acá (sincronía-diacronía, significante-significado, lengua-habla, forma-sustancia) se suma la sutil dicotomía que condiciona el apasionante mundo de la literatura jurídica: experto-lego.

Los “minoritarios”, aquellos que en la Comunidad Valenciana, hasta hace cuatro días éramos denominados “inmigrantes” si se trataba de rumanos o marroquíes, cuando los alemanes y escandinavos eran “residentes extranjeros”, hemos podido romper una lanza por estas lenguas de menor circulación, que “encriptan” (palabra cosechada del bucle) poderosas literaturas cuya savia descifran los traductores, de modo que mientras alguien tenga algo que contar… ¡seguiremos existiendo!

Pues como decía mi “nobelizada” compatriota, Herta Müller: “con las palabras en la boca aplastamos tantas cosas como con los pies la hierba. Pero con el silencio, también”.

P.D.: Podéis consultar resúmenes más detallados sobre El Ojo de Polisemo en los blogs de otros compañeros que acudieron a la cita y que tuve el placer de conocer, aunque a algunos ya los conocía.

- Traduo

- Letras de Sastre

- Traduzco, luego existo

 

 


next page next page close

El uso de la coma.

Hace poco terminé de traducir la guía turística de Murcia. Las traducciones relacionadas con el turismo suelen ser bastante interesantes y entretenidas, y esta no fue menos. Sin embargo me di cuenta, que el autor o autores de la guía ponían comas por doquier. ¡No había visto tantas comas juntas! No sé si hice bien o no avisando al cliente que deberían revisar la puntuación del texto. Les corregí un par de faltas, pero poco más, ya que a mí no me pagan por corregir.

Así que tras ese proyecto, vamos a hacer un pequeño inciso sobre cómo y cuándo hay que usar la coma.

He aquí algunas de las normas principales:

1. Se emplea para separar los miembros de una enumeración, salvo los que vengan precedidos por alguna conjunción. Sin embargo, si los elementos de la enumeración constituyen el sujeto de la oración o un complemento verbal y van antepuestos al verbo, no se pone coma detrás del último.

2. Se usa coma para separar miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado, siempre y cuando no medie alguna de las conjunciones y, e, ni, o, u. Sin embargo, se coloca coma delante de la conjunción cuando la secuencia que encabeza expresa contenido distinto al elemento/s anteriores; también cuando esa conjunción está destinada a enlazar con toda la proposición anterior.

3. En una relación cuyos elementos están separados por punto y coma (;), el último elemento, ante el que aparece la conjunción copulativa, va precedido de coma o punto y coma.

4. Se escribe una coma para aislar el vocativo del resto de la oración. Cuando el vocativo va en medio del enunciado, se escribe entre comas.

5. Los incisos (aposiciones explicativas, proposiciones adjetivas, explicaciones, comentarios, etc.) que interrumpen una oración se escriben entre comas.

6. Cuando se invierte el orden regular de las partes de un enunciado se tiende a colocar una coma después del bloque anticipado.

7. También suele anteponerse una coma a una conjunción o locución conjuntiva que une proposiciones de una oración compuesta en:

a) Proposiciones coordinadas adversativas introducidas por pero, más, aunque y sino.

b) Delante de las proposiciones consecutivas introducidas por conque, así que, de manera que.

c) Delante de proposiciones causales lógicas y explicativas.

8. Los enlaces como esto es, es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar, y también, a veces, determinados adverbios o locuciones que desempeñan la función de modificadores oracionales, como generalmente, posiblemente, efectivamente, finalmente, en definitiva, por regla general, quizás, colocados al principio de una oración, se separan del resto mediante una coma.

Sin embargo, si los bloques relacionados mediante estos enlaces forman parte de la misma oración compuesta escrita ente puntos, se suele separa con punto y coma colocado delante del enlace, al que seguirá una coma.

9. Si se omite un verbo, porque se ha mencionado anteriormente o se sobrentiende, se escribe en su lugar una coma.

10. En las cabeceras de las cartas, se escribe coma entre el lugar y la fecha.

11. Se escribe coma para separar los términos invertidos del nombre completo de una persona o los de un sintagma que integran una lista.

 

USO INCORRECTO DE LA COMA (tan común últimamente)

1. Debe evitarse separa el sujeto del predicado mediante una coma.

Ej.: Las estanterías del rincón, estaban perfectamente organizadas. (INCORRECTO)

2. No se emplea la coma tras las fórmulas de saludo en las cartas y demás documentos. Se utilizan los dos puntos (:).

Ej.: Querido amigo:

Hola:

3. Utilizaremos el punto y coma, en lugar de la coma, para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que ya incluyen comas.

Ej.: La chaqueta es azul; los pantalones, grises; la camisa, blanca; y el abrigo, negro.

¡Espero que os sirva! Se aceptan más usos correctos e incorrectos de la coma o cualquier otra opinión.


next page next page close

Historias de la vida “traductoril”.

Historias de la vida “traductoril”.

Últimamente leo muchas entradas en los blogs de traducción sobre nuestras famosas tarifas y como se quejan los clientes y las agencias de que somos demasiado caros. ¡Ni que fuéramos un mercadillo!

Casualidad, que hace unos días estuve hablando con un amigo sobre mi trabajo.  Y surgió el siguiente diálogo:

Amigo: – ¡Anda!, ¿y traduciendo se gana dinero?

Yo: – Claro. No es para tirar cohetes, pero se puede vivir.

A.:- ¿Y cuanto cuesta una página?

Y.:- Bueno, yo normalmente cobro por palabra.

A.: -Vale, ¿Cuánto cuesta una palabra?

Y.: -Pues, a menudo depende del texto o del tipo de traducción.

A.: – ¡Ah! Pero entonces, yo te puedo pedir que no traduzcas los artículos, ni las conjunciones y así me ahorro palabras, ¿no?

Y.: -… Esto…si no pongo ni artículos ni conjunciones, ¿cómo vas a entender el texto?

A.: -Bueno, yo sé donde debería ir un artículo o una conjunción, así pongo yo lo que falta y me ahorro unas pelas.

A cuadros me quede. No supe contestarle.

Igual que algunas agencias te pagan un x% menos por las repeticiones o quieren que no les cobres los números. Vamos, como ir al bar y decirle al camarero: “Mire, el servicio de traerme la taza con el café, no me lo incluya en el precio, que ya me lo hago yo sólo y de paso me exprimo el zumo.”

Si la sociedad de hoy en día no valora su propia lengua, ¿cómo va a valorar nuestro trabajo? ¡Total es sólo buscar palabras en el diccionario!


next page next page close

La necesidad de un colegio de profesionales.

La creación de un colegio de traductores e intérpretes es un largo debate, que siempre está al rojo vivo. Muchos de nosotros estamos a favor, y otros no tanto. Yo, sinceramente, después de todo lo que he visto durante los meses que trabaje en la Comisaría de la Policía Nacional de Alicante, estoy totalmente a favor de un colegio profesional. De hecho, creo que es MUY, pero que muy, NECESARIO.

¿Qué es un colegio profesional y para qué sirve?

Los colegios profesionales se remontan a la Edad Media. Estos colegios nacen en Europa en el siglo XI con la figura de los gremios, como asociaciones de trabajadores que mezclaban intereses profesionales con particulares. En España se comenzaron a impulsar desde los claustros de las universidades como órganos de agrupación de profesionales a favor de la defensa de sus derechos. Los primeros colegios que comenzaron a funcionar fueron los colegios sanitarios y de actividades jurídicas.

Un pequeño inciso: la labor del traductor es bastante antigua, aunque creo que nunca nos han reconocido como profesionales, sólo somos gente que sabemos idiomas. ¡Vamos igual que el camarero del bar de la esquina! ¡Qué habla cinco idiomas! Pero por desgracia no supimos agruparnos como profesionales que somos y crear un colegio.

Sigamos con los colegios profesionales.  Hasta el siglo XIX, los colegios profesionales aumentaron en número y profesiones, defendiendo una posición cerrada y unitaria en el desempeño de la profesión. Se marca un punto de inflexión en este momento, puesto que la doctrina liberal que se impuso parcialmente, abogó por eliminar estas figuras. Los colegios profesionales sobrevivieron los envites y comenzaron a adquirir todas las funciones que tienen hoy día, sin contar con todas las que ya han perdido en las modificaciones legislativas que se han llevado a cabo en todo este tiempo.

Según la Ley 2/1974 de los Colegios profesionales los Colegios Profesionales son Corporaciones de derecho público, amparadas por la Ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines. Son fines esenciales de estas Corporaciones la ordenación del ejercicio de las profesiones, la representación institucional exclusiva de las mismas cuando estén sujetas a colegiación obligatoria, la defensa de los intereses profesionales de los colegiados y la protección de los intereses de los consumidores y usuarios de los servicios de sus colegiados, todo ello sin perjuicio de la competencia de la Administración Pública por razón de la relación funcionarial.

Las funciones principales de los colegios profesionales:

  1. Cualquier función que redunde en beneficio de sus colegiados y usuarios.
  2. Todas las funciones que le encomiende la Administración Pública junto con la representación que se otorgue a los colegios para el cumplimiento de las leyes.
  3. Actuar y participar en los Consejos u Organismos consultivos de la Administración en la materia de competencia de cada una de las profesiones.
  4. Estar representados en los Patronatos Universitarios y tener presencia en la redacción de los planes de estudios y centros donde se impartan las titulaciones adheridas al colegio.
  5. Designación de peritos judiciales para las materias que incumban al colegio, dentro de los miembros del mismo.
  6. Atribuciones de facultades disciplinarias dentro de la organización propia y estatutaria de los colegios. (Código deontológico de la profesión)
  7. Procurar la armonía y colaboración entre los colegiados, impidiendo la competencia desleal entre los mismos. En esta línea deben impedir a la vez el intrusismo profesional y el desarrollo de la profesión en competencia desleal.
  8. Presencia en las juntas arbitrales y organismos de consumo.
  9. Gestión de cobros de honorarios cuando el colegiado así lo solicite.
  10. Visar los trabajos profesionales de los colegiados en los términos previstos en la propia ley.

En resumen, además de la función educativa, formativa y de dar un formato de Derecho Público a una estructura idéntica a una asociación, es obligatorio e imprescindible colegiarse para desempeñar la profesión.

La comunidad traductora española cada vez se hace más fuerte y notable en la sociedad, aunque no siempre se reconozca nuestro trabajo. Cada vez somos más profesionales, tenemos más formación que antaño (la carrera de TeI, inexistente hace 30 ó 40 años, másteres diversos, cursos, etc.), nos asociamos y somos un colectivo bastante numeroso; sin embargo seguimos viendo barbaridades de todo tipo en nuestra profesión: tarifas irrisorias, intrusismo laboral que hace bastante daño a nuestra profesión, empresas que quieren maravillas por dos duros, etc.

¿Por qué la realidad de un Colegio de Traductores en España parece cada vez más lejana? ¿Por qué se ven anuncios como los siguientes en la red?

 

traductor interprete ruso-español: ofrezco mis servisios como traductor interprete ruso :español,traducciones de todo tipo…

 

soy traductor frances castellano: hola soy XXXX frances tengo 32 años tengo expériencia de trabajo de 5 años y trabajo de empresas.

 

¿Por qué en la comisaría o en los juzgados puede traducir cualquiera? ¿Por qué para trabajar como traductor – intérprete judicial en la comisaría no necesitas tener carrera en traducción (cuando los idiomas que se contratan se estudian en la carrera de TeI: francés, inglés, ruso y árabe)? ¿Por qué el MIR tiene subcontratada a la empresa que todos conocemos, a la que denuncian hasta los jueces?

Vease el informe (publicado en Asociación Libre de Abogad@s) realizado por la Magistrada Pilar de Luna Jiménez de Parga, titular del Juzgado de lo Penal nº 29 de Madrid a la Directora General de Relaciones con la Administración de Justicia. En dicho  informe se denuncia el incumplimiento por parte de SEPROTEC (empresa contratada por el MIR) de la necesaria cualificación de los intérpretes para asistir a los detenidos extranjeros.

JUZGADO DE LO PENAL Nº 29 DE MADRID
Informe realizado por la Magistrada Pilar de Luna Jiménez de Parga, titular del Juzgado de lo Penal nº 29 de Madrid a la Directora General de Relaciones con la Administración de Justicia.

1º.- En virtud de lo actuado en el procedimiento seguido por un delito de maltrato (violencia de género) contra el acusado HASSAN BENAMINE, natural de Marruecos en el juicio oral 370/09 se solicitó por la juzgadora a través del auto de 6 de julio del 2009 la designación de un intérprete jurado de lengua árabe para el imputado. Dicha petición se acordó llevar a cabo de forma motivada para que SEPROTEC comprendiera el alcance, la importancia y la trascendencia de la petición que se hacía. 2º.- Tras el oficio recibido por SEPROTEC, una persona de dicha sociedad comunica telefónicamente a este Juzgado que de acuerdo con el contrato que tienen con el Ministerio de Justicia no están obligados a designar a un intérprete jurado. De ello se dio cuenta por la Secretario del Tribunal a la juzgadora. 3º.- Ante la falta de una comunicación escrita, se dictó providencia el día 9 de julio del 2.009 comunicando a SEPROTEC que comunicaran por escrito la decisión adoptada, respondiendo MILENA MINCHEVA, coordinadora de Juzgados, vía fax en el plazo indicado, que SEPROTEC no tiene la obligación de “dar servicio de intérpretes jurados a los Juzgados de la Comunidad de Madrid”. 4º.- En estas condiciones se celebró el juicio oral el día 10 de julio del 2.009. Y al comprobarse por la juzgadora que la empresa Seprotec envió como intérprete el día del juicio a una persona que no tenía la cualificación necesaria por tener sólo unos estudios primarios de traducción y carecer ésta de la Licenciatura en Lengua e Interpretación, en el mismo acto del juicio se rechazó a la intérprete enviada por la mercantil, designando a Hassán Saharaui, interprete jurado de lengua árabe, quién asistió al acusado. 5º.- Pero en este mismo procedimiento se solicitó también una intérprete jurado de polaco para poder asistir a la víctima, nombrando Seprotec a una licencia en económicas, residente en España desde hace años, que ningún conocimiento tiene sobre traducción ni interpretación, cuya actuación en juicio puede observarse al estar recogida en la cinta de grabación del referido día (en ella se puede observar que hay momentos en los que habla de forma simultánea a la perjudicada, siendo su castellano aún deficiente).

En virtud de todo ello, se les pone de relieve que de conformidad con el Pliego de Prescripciones Técnicas para la contratación del servicio de interpretación y traducción de idiomas destinados a los órganos jurisdiccionales de la Comunidad de Madrid, suscrito por La Directora General de Relaciones con la Administración de Justicia y Política Interior (Dª María José Pérez-Cejuela Revuelta) de la que es empresa adjudicataria SEPROTEC, estos hechos aquí relatados pueden constituir un incumplimiento del Pliego de Prescripciones de fecha 24 de octubre del 2006, prorrogado por esa Dirección General, cuya infracción se deja aquí anunciada, y ello por los siguientes motivos:

Primer argumento: Porque en el referido Pliego se recoge en el apartado II relativo al ámbito de aplicación del servicio que ha de dar SEPROTEC a los juzgados de la Comunidad de Madrid que: “el adjudicatario queda obligado a facilitar la prestación de los servicios objeto del contrato en cualquier otro idioma que le sea requerido. Asimismo, queda obligado a proporcionar, en su caso, intérpretes y/o traductores jurados”. Esto pone en evidencia la afirmación realizada por Seprotec vía fax a este juzgado el día 9 de julio del 2.009 donde se afirma que “no tienen la obligación de dar servicios de intérpretes jurados”.

Segundo argumento: En el edificio de los Juzgados de lo Penal de Madrid no existe ningún SERVICIO de intérpretes y traductores, sino una sola persona con la condición de intérprete jurado de árabe y francés. Por lo que se está igualmente incumpliendo lo dispuesto en el Pliego de Prescripciones Técnicas, apartado II relativo al ámbito de aplicación del Servicio cuando se habla de la existencia de un “Servicio de Intérpretes y Traductores” existente en los Juzgados, dado que el único interprete jurado que existe en esta sede no puede cubrir las necesidades que se requieren en los Juzgados de lo Penal de Madrid. Ni hacer la traducción e interpretación de lenguas para las que no está facultado, puesto que no existe el referido SERVICIO al que alude el Pliego de Prescripciones. Y es lógica la petición que se hace de que se nombre a “intérpretes jurados” porque esa es la cualificación profesional que tienen los intérpretes en Justicia. Por lo que no se puede llevar a cabo un nombramiento de intérpretes que no tienen ya dicha cualificación, o cuya formación en Lengua, Traducción e Interpretación es nula o deficiente.

Tercer argumento: El nombramiento de intérpretes jurados forma parte de la garantía de un derecho fundamental que tiene el acusado al no conocer el idioma español con el alcance y la plenitud que se necesita para garantizar su derecho de defensa, lo que está relacionado con el conocimiento de la imputación que se dirige contra él. La infracción de este derecho vulnera el “derecho a un proceso con todas las garantías”, puesto que una persona designada como intérprete que carece de la debida cualificación no puede informar debidamente al acusado de los motivos de la acusación que se sostienen contra el mismo, ni llevar a cabo la labor de traducción e interpretación con la plenitud que estos derechos fundamentales requieren. Todo ello queda respaldado además por los siguientes preceptos:

a.- Art. 5, apartado 2 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos: “derecho a ser informado en la lengua que comprende de la acusación formulada contra él, cuando es detenido”, precepto que está en relación con el art. 24,2 de la Constitución Española. b.- Art. 6, apartado 3 del mismo Convenio: “…derecho a ser informado detalladamente de la naturaleza y la causa de la acusación formulada contra él, en una lengua que comprenda”. c.- Art. 14, apartado 3 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que especifica el derecho que tiene el acusado durante el proceso: “…a ser informado en un idioma que comprenda de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra él”. d.- Art. 55: “Quien haya de ser interrogado en un idioma que no sea el que comprende y habla…contará, sin cargo alguno, con los servicios de un intérprete competente y las traducciones que sean necesarias a los efectos de cumplir el requisito de equidad”.

Tanto el Convenio de Roma, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establecen que ese derecho a un intérprete es gratuito. Lo que se garantizará con el ejercicio de este derecho no sólo es la interpretación sino el derecho a que se traduzcan al acusado los documentos más importantes del procedimiento para satisfacer los requisitos de equidad no sólo durante el investigación del procedimiento sino durante la celebración del juicio, precisamente porque el idioma que se habla en el Juzgado del país donde su conducta va a ser analizada, no es la que domina el acusado.

Por tanto, las designaciones de los “intérpretes jurados” que se solicitan por los jueces y magistrados deben tener la formación y acreditación de traductores e intérpretes jurados, para evitar que los acusados en los procedimientos se encuentren en desventaja, cualesquiera que sean sus circunstancias, al encontrarse en una situación especialmente vulnerable de no ser asistido con las garantías que los Tratados Internacionales exigen en los países continentales. Tratados, que al haber sido ratificados por España forman parte del derecho interno de nuestro país (art. 13,1 y 96 Constitución Española). Todo lo cual está en relación con el art. 520 e) LECr extensible al ámbito del enjuiciamiento, al ponerse en relación con el art. 24 de la CE que nos alerta de la necesidad de que los poderes públicos otorguen la tutela judicial efectiva que los acusados se merecen para evitar indefensión. Precepto en el que se residencia el derecho que tiene el acusado a un proceso justo y con todas las garantías. Derechos fundamentales con “garantía reforzada” que permiten el acceso al recurso de amparo, en caso de ser quebrantados, lo que conecta con el otorgamiento de la tutela judicial efectiva que los órganos judiciales de este país debemos conceder.

Cuarto argumento: He de poner además de relieve la gravedad que representa que la sociedad SEPROTEC esté remitiendo a los Juzgados de lo Penal de Madrid para hacer la función de intérpretes, no sólo a personas que carecen de la cualificación necesaria – por no haber estudiado jamás interpretación y traducción -, sino a licenciados en económicas, como sucedió con la intérprete designada para la testigo en este caso, sin ningún conocimiento de lenguas ni de interpretación. El nombramiento como intérpretes de personas no cualificadas, ha sido observado en este Juzgado de lo Penal, cuyas conclusiones sobre lo ocurrido en el mes de julio paso a relatar a título de ejemplo, habiendo dado los siguientes resultados: – MOHAMED ELYOUSFI ELAMRANI (enviado a este Juzgado para asistir en la causa con preso al imputado de lengua árabe – dialectal – cuando solo tiene el título de Bachiller en España. Juicio oral 338/09). Fue desestimado su nombramiento por la juzgadora. – MARIYA BEKERSKA (enviada a este Juzgado para asistir a una víctima polaca, cuando la intérprete es Ucraniana, licenciada en Económicas. Juicio oral 370/09. Se observan dificultades en la traducción durante el juicio). – CHANAZ ZAIRI MIGRI (enviada a este Juzgado para asistir a un acusado de lengua árabe, que sólo tiene estudios de solo un año en la Universidad en Marruecos. Juicio oral 367/09). Fue desestimado su nombramiento por la juzgadora. – ABUL BASHER MAJUMDER (enviado a este Juzgado para asistir a un imputado de habla inglesa, cuando ni siquiera tiene el carnet de Seprotec y alega haber estudiado algún curso de medicina en su pais. Juicio Oral 97/09 Insolvencia Punible. No hablaba correctamente ni ingles ni español). Fue desestimado su nombramiento. – NADIA NIEVES CARNICER (enviada para asistir en italiano a un acusada brasileña. Tiene la Licenciatura de Veterinarias. Esta Magistrada tiene que estar pendiente de ella en juicio para que se siente en el lugar adecuado y para que hiciera correctamente la traducción durante todo el desarrollo del juicio, aunque habla correctamente el italiano, lengua elegida por la acusada. Juicio Oral 243/09). – ISSA NDIAYE (enviado como intérprete de Wolof para asistir a un imputado Senegalés, el cual sólo tiene estudios de francés, según manifiesta, observándose que no habla bien castellano. Juicio Oral 278/09). Fue desestimado su nombramiento por la juzgadora.

Se adjunta al presente informe testimonio de particulares de lo sucedido en el Juicio oral nº 370/09, celebrado el día 10 de julio el 2009, como respaldo documental del presente Informe donde se denuncia el incumplimiento del Pliego de Prescripciones aludido.

Se tiene por anunciada a esa Directora General la vulneración de derechos que se está provocando a los ciudadanos extranjeros que ostentan la condición de imputados con el nombramiento de intérpretes no cualificados por parte de la mercantil SEPROTEC, para que esta infracción de derechos pueda ser conocida y estudiada por quien corresponda en dicha Dirección General. Se les pide respetuosamente que den una respuesta a la Magistrada que suscribe el informe, con el fin de poder adoptar en lo sucesivo las decisiones que correspondan para preservar la dignidad de los acusados extranjeros, así como la de los intérpretes cualificados que son los profesionales que deberían prestar este servicio.

Y quedo a disposición de esa Dirección General para cuantas aclaraciones me puedan ser solicitadas en relación a la queja denunciada en el presente informe.

En Madrid a 23 de julio del 2.009.

Fdo: Pilar de Luna Jiménez de Parga.

He trabajado en la Comisaría de la Policía Nacional y os juro que he visto barbaridades: intérpretes con un diccionario bajo el brazo durante una declaración, traducciones palabra por palabra (ilegibles en español) de pruebas policiales, etc.

El caso que más me chocó, fue el de una familia rusa que vino a poner una denuncia a un familiar que se había quedado con todas su pertenencias. ¿Cómo? Pues muy fácil. Firmaron un poder notarial, sin saber lo que firmaban. Durante la firma, según constaba en el poder, estuvo presente un traductor de ruso, o alguien que aseguraba saber ruso. Por desgracia, ese traductor no les tradujo los puntos más importantes del poder, ni el notario les advirtió de lo que estaban firmando. Resultado final: cuentas bancarias vacías, cerraduras del negocio cambiadas y escrituras del local puestas a nombre del beneficiario del poder. ¡Aluciné! Y el agente de policía que tomó la denuncia, alucinó más aún y formuló la gran pregunta: ¿Pero, por qué no fuisteis al Colegio de Traductores e Intérpretes? ¿Hay uno, verdad? Pues no señor agente, en España no hay.

Otra experiencia que me chocó mucho, fue durante las sesiones simuladas de actuaciones judiciales mediadas por intérpretes que hicimos con la UA durante las jornadas de Mediación Lingüística en la Administración de Justicia. La jueza que nos atendió en la Sala de lo Civil nos comento que normalmente, cuando se trata de bienes y de dinero la gente se trae a sus propios intérpretes, en cambio en los asuntos de lo penal la gente y su libertad depende de cualquiera que asegure saber un idioma.

Lamentablemente, esto es un hecho cotidiano y bastante habitual. En las salas de lo penal donde la gente se juega su libertad, en despachos notariales donde la gente se juega sus bienes, en comisarías de policía, en hospitales donde la gente se juega la vida y un largo etcétera.  Y cuando algo sale mal, ¿a quién culpan? Pues al traductor o intérprete que estuvo presente.

¿Cuál es la manera de luchar contra esto? En mi opinión, creando un colegio profesional de traductores e intérpretes. Evitarnos empresas mediadoras que nos den mala fama en ámbitos tan importantes como el judicial o el médico. Creando un código deontológico, evitar el intrusismo que tanto daño hace a nuestra profesión, tener una guía para los recién licenciados, unas tarifas orientativas, etc.

Sin embargo, otros colegas de la profesión ven bastante difícil la creación de un colegio, puesto que hay alrededor de 6909 idiomas en el mundo y no hay carreras para todos esos idiomas.  Por lo tanto sería prácticamente imposible crear criterios para colegiar a los profesionales de todos los idiomas. Y digo yo: ¿Una prueba de acceso? ¿Un curso? ¿Un máster? ¿Una carrera u homologación? ¿Demostrar tu experiencia? Y otras tantas posibilidades.

¿Estáis a favor de un colegio profesional de traductores e intérpretes? ¿Creéis que es necesario? ¿Qué otras soluciones proponéis para acabar con el intrusismo y la competencia desleal? ¿Debería la gente confiar su vida y sus bienes a cualquiera?

 

 

Fuentes:

http://www.elblogsalmon.com/conceptos-de-economia/que-son-los-colegios-profesionales

http://www.nodo50.org/ala/spip/spip.php?article494

 


next page next page close
next page next page close

Unos consejos.

- La Invisibilidad del traductor.

Muchos, por no decir la gran mayoría, somos invisibles en nuestras traducciones, ya que el lector debe leer al autor en lugar de al traductor. Claro está que tú, como traductor, eres la pieza clave de este proceso, y siempre dejarás algo de tu personalidad en el resultado final. Te verás reflejado en las palabras que has decidido utilizar, en las expresiones, en la sintaxis, etc. Pero no debes, en ningún caso, aportar algo de  tu propio repertorio. Cierto es que algunas obras ganan mucho gracias a los traductores, y otras, en cambio, pierden.

La traducción de un texto puede ser bastante variopinta, donde yo pongo A, tú pondrás B, pero lo más importante es saber que es lo podemos sacrificar. Siempre habrá traducciones mejores y peores, más exactas o menos, pero la exactitud no sólo depende de las palabras que utilices, sino del conjunto textual en sí y del resultado final en la lengua de llegada, ¡ha de ser natural

-Busca e investiga bien

La gente que no conoce bien nuestra profesión, cree que traducir es fácil. ¡Qué puedes hacer un texto de 30.000 palabras en 3 días, sin cometer fallos y en un perfecto español! Pero no, hay que acudir a los diccionarios, a la red, a otras fuentes de información, comprobar si el uso que le vas a dar a la palabra o a la expresión es el correcto, la trascripción correcta de un nombre propio, si la cita que vas a traducir está ya traducida, etc. ¡Mientras más recursos tengas, mejor! Es mejor hacer más de una consulta, que lamentar más tarde tu pereza. Como dice un refrán ruso: семь раз отмерь, один раз отрежь (algo así como “Antes de que te cases, mira lo que haces”). Creo que debemos combinar la confianza en nosotros mismos, pero siempre con un atisbo de duda en nosotros y en nuestros conocimientos.

- ¿Qué tal tu ortografía?

La ortografía y la gramática son esenciales en nuestra profesión. Así que ama la gramática tanto de un idioma como del otro, o de varios. ¡Tienes que escribir bien, es tu trabajo y tu carta de presentación! También deberías conocer cómo trabaja tu corrector o editor, conocer el libro de estilo de la empresa, etc. ¡Te ayudará a conocer más tus idiomas de trabajo!

- ¡Fórmate!

¡Nunca dejes de aprender! Nuestra profesión evoluciona a pasos agigantados, los idiomas evolucionan cada día.  ¡Tenemos que evolucionar! Renueva tus fuentes, haz un curso a distancia, lee, aunque sea algo que no te interese, nunca sabes si te tocará traducir sobre ese tema.  ¡Todo es por nuestro bien!

- No tengas miedo.

No tengas miedo en enfrascarte en un proyecto nuevo o diferente.  Cada vez que empieces un nuevo proyecto, un tema nuevo, un libro nuevo, un estilo, recuerda que al principio será difícil, pero no te preocupes, al final todo se pasa. Al final estarás como pez en el agua, aunque te cueste trabajo.

- Convive con la lengua.

Tienes que convivir con tus idiomas y utilizarlos siempre que puedas: lee, ve la tele, escribe, escucha, habla. Incluso puedes inventarte juegos practicando los diferentes acentos, o jugar a los sinónimos, o a “cómo traducirías esto”, etc. También deberías utilizar o leer no sólo el habla cotidiana o los best-sellers, sino también la literatura clásica y un discurso de calidad, te ayudará a expandir y mantener tu vocabulario, tu comprensión, tu memoria, etc.

- Otros traductores

Escucha y lee a otros traductores. Siempre aprenderás algo nuevo de tus colegas. Lee traducciones de idiomas que conozcas y también de los que no conozcas. Lee artículos de traductores de renombre u obras relacionadas con nuestra profesión. Te ayudará a crecer y a abrirte nuevos horizontes.

-¿Dónde está mi musa?

Esto nos pasa a todos, de repente tu motivación, tu inspiración, tu musa se desvanece. Pero si nos paramos a esperarla quizás no llegue nunca.  Mejor siéntate ante el ordenador, abre la traducción y haz que tu musa vuelva. Empieza a hacer esbozos, a poner y a quitar palabras, abre una web sobre el tema, navega por la red, y ya verás como al final la inspiración vuelve. Y si no funciona, quizás necesitas un descanso.

-Límites

¡Márcate tus límites! Es mejor decidir de antemano con que temas o textos prefieres trabajar. Tienes que marcarte tus principios profesionales, tanto a la hora de los textos que vas a traducir, como sobre tus plazos, tus tarifas, etc. Cuando lo tengas todo decidido, verás cómo será más fácil tomar otras decisiones.


next page next page close

Cifras y unidades de medida.

A la hora de traducir nos encontramos con todo tipo de problemas, desde sintaxis incomprensibles hasta una simple falta de ortografía que pueden cambiar el sentido de una frase. O como me ha pasado a mí estos días con una traducción jurada llena de notas a mano en los márgenes. Si de por sí los documentos escaneados son un problemilla a la hora de traducir, imaginaos con un montón de anotaciones hechas a mano y escaneadas, y que además son puntos importantes para la traducción puesto que son algunos de los bienes a repartir dentro de una herencia.  ¡Qué además de traductores, tenemos que ser expertos grafólogos para descifrar los jeroglíficos de los demás!

Otro problemilla con el que nos podemos encontrar son los números y las unidades de medida. Un elemento importante en nuestra cultura moderna son los números y las cifras, y muchos de los textos que leemos día a día están llenos de ellos.  La tipografía de los números varía mucho según el país de origen, mientras que en España escribimos 2.200, en Francia escribiremos 2 200. Hasta los números de teléfono se separan de diferente manera en amos países, en Francia se separa por espacios, en Rusia se separa con guiones, en España lo único que se separa es el prefijo.

Así que a la hora de traducir creo que sería lo correcto respetar la tipografía de los números de la lengua de llegada.

En cuanto a las unidades de medida hay que tener mucho cuidado, aunque existe el Sistema Internacional Métrico, no todos los países utilizan las mismas unidades de medida. Por ejemplo los países anglosajones utilizan muchas unidades del SI, pero todavía emplean unidades propias de su cultura como el pie, la libra, la milla, etc. Si traducimos un texto anglosajón al español, ¿deberíamos convertir los pies en centímetros o las libras en kilos? Yo creo que sí, el lector necesita entender lo que lee, y en algunos documentos las medidas son esenciales.

Eso me paso con la última traducción que hice, donde conocí las áreas y las centiáreas. Nunca había oído hablar de esas medidas, supongo que por desconocimiento ya que es una medida bastante típica. Pero a la hora de las medidas de un terreno o un bien inmueble siempre me he topado con metros2 o con hectáreas. En este caso he dejado la medida como tal, puesto que se usa bastante y no he tenido que convertirla a metros cuadrados, pero incluí una N.de T. por si las moscas.

Os dejo un programita que puede resultar útil para la conversión de medidas, que nunca se sabe con qué se puede topar uno en una traducción.

Prometo que el próximo post será más interesante, que últimamente no puedo dedicarle todo el tiempo que me gustaría al blog, ¡malditas obligaciones!

Convert

P.D.: No pongo la palabra “números” en la entrada porque me omite las tildes, y no sé arreglarlo.


next pagenext page

Armenia

Hoy un poco de historia y cultura. Yo soy de origen armenio, y aunque no haya vivido...
article post

Ojo de Polisemo: III Encuentro universitario-profesional de traductores literarios.

Hace poco tuvimos un mini-debate con varias compañeras en Twitter (¡qué gran invento!)...
article post

El uso de la coma.

Hace poco terminé de traducir la guía turística de Murcia. Las traducciones...
article post

Historias de la vida “traductoril”.

Últimamente leo muchas entradas en los blogs de traducción sobre nuestras famosas...
article post

La necesidad de un colegio de profesionales.

La creación de un colegio de traductores e intérpretes es un largo debate, que siempre...
article post

Desastres de TA

article post

Unos consejos.

- La Invisibilidad del traductor. Muchos, por no decir la gran mayoría, somos invisibles...
article post

Cifras y unidades de medida.

A la hora de traducir nos encontramos con todo tipo de problemas, desde sintaxis...
article post