search search search rss search

next page next page close

La importancia de las redes sociales.

A estas alturas creo que todos somos conscientes de lo importante que es estar presente en la red, ya no solo mediante blogs o páginas profesionales, sino también en las redes sociales.

La necesidad natural de estar contactados entre  nosotros ha provocado el auge de las redes sociales, que además cada vez cobran más importancia en nuestras vidas.  Al principio empezaron siendo un entretenimiento para pasar el rato, sin embargo hoy se utiliza en prácticamente todo desde difundir noticias o charlar con nuestros amigos, promocionar marcas o productos, hasta las revoluciones sociales del  siglo XXI que empiezan en las redes sociales.  ¿Por qué no sacarles partido?

Durante este año, en el cual me he estrenado en la red, me he dado cuenta de la gran importancia de estas redes. Hay que estar presente en el mundo digital, por lo menos en las redes sociales más populares.  Cierto es que debemos dedicarles tiempo, pero aportan muchas ventajas a nuestro trabajo. Son potentes medios gratuitos y eficaces para conseguir clientes, y para relacionarse con nuestro “público”. Ayudan a  crear una sensación de cercanía con el cliente o los compañeros de profesión.

No obstante no basta con abrir una cuenta y esperar que los clientes llamen a nuestra puerta. Uno debe cuidar su reputación en las redes sociales, ya que nuestros clientes pueden compartir opiniones. Si ya tienes una cuenta personal, ¡créate un perfil profesional! Hemos de aprender a separar lo personal de lo profesional.  Las grandes empresas apuestan hoy por tener en su plantilla a una persona encargada de las redes sociales.  Sin embargo, los pequeños empresarios podemos  dedicar unos minutos al día para mantener nuestras cuentas sin problemas durante los ratos libre o al final del día.

Y esta no es su única ventaja, también tenemos la posibilidad de conocer gente nueva. Todos sabemos que la vida de un traductor autónomo es un poco ermitaña y que a veces nuestra jornada laboral se hace eterna y pesada, sobre todo cuando toca traducir algún tema aburridillo. Pero gracias a las redes sociales, como por ejemplo Twitter, podemos tener a nuestros colegas de profesión a un clic de ratón y abstraernos un rato de esa traducción tan pesada, o preguntar por algún término que no conseguimos encontrar y obtener una respuesta casi inmediata.

Veamos las diferentes redes sociales que tenemos:

Facebook: originalmente era un sitio para estudiantes de Harvard, pero hoy en día todos tenemos acceso a esta red social. En esta red podemos tener un perfil personal, y además un perfil para nuestra empresa o página web. El servicio de grupos y páginas es una de las utilidades de mayor desarrollo. Mientras que en los grupos podemos reunir personas con intereses afines, las páginas están encaminadas hacia las marcas, empresas o personajes. Gracias a estos perfiles podemos publicar avisos para anunciar nuestros servicios, facilitar la comunicación ya sea individual o grupal, compartir links de interés con nuestros seguidores, fotos de los seminarios, incluso documentos que pueden llegar a ser útiles en nuestro trabajo.

Twitter: red social basada en el microblogging que permite mandar mensajes de texto plano de 140 caracteres. Además permite agrupar mensajes sobre un mismo tema gracias a los #hashtags. Gracias al uso de esta red social podemos fortalecer nuestra identidad digital como profesionales, llegar al usuario final y a tus seguidores, hacer comunicados de servicios y proyectos, retrasmitir en directo seminarios o cualquier otro acto de interés para nuestros seguidores, comunicarnos con otros profesionales del sector, etc.

Google+: aún no le tengo pillado el truquillo a esta red social, pero en términos generales G+ permite organizar tus contactos en grupos, ofrece un servicio de vídeochat en grupo (máximo 10 personas), permite comunicarse a través de mensajes instantáneos, etc. Su funcionamiento es similar al Facebook, por lo que es fácil desenvolverse en el sistema. Aquí tenéis algunos consejos de uso.

Linkedin: red social orientada hacia los negocios que nos puede ayudar a encontrar profesionales, generar negocio, nuevas oportunidades de trabajo y más ingresos. Esta red profesional te ayuda a mantener el contacto directo con los líderes y referentes de tu sector, y que ellos te encuentren a ti. Tus conocidos, compañeros de trabajo o clientes pueden recomendarte a otros, no hay nada mejor que una carta de recomendación para promocionarse.  Puedes participar en discusiones o consultas sobre temas claves de la profesión, encontrar respuestas de otros profesionales con más experiencia o de expertos de otra materia. También puedes aprovechar esta herramienta para tener un currículum online, podríamos decir que es como tener tu propia web profesional que te ayuda a estar al día de los movimientos del sector o de la competencia.

Xing: se le denomina plataforma de networking online, ya que su principal utilidad es la de gestionar contactos y establecer nuevas conexiones entre profesionales del sector. Ofrece numerosas opciones para contactar, buscar personas, incluye grupos temáticos y foros para plantear cuestiones e intercambiar información u opiniones sobre temas específicos. Incluso cuenta con ofertas de empleo, páginas de empresas. Sinceramente no conozco esta red social a fondo, pero en la red podéis encontrar más info.

Además de las redes sociales “generales”, por llamarlas de alguna manera, tenemos algunas vinculadas a nuestra profesión.  Algunas con muchos años a su espalda como ProZ, aunque no sea una red social propiamente dicha, sino un portal de oferta y demanda de servicios de traducción; otro similar sería Translator’s Cafe. Y  como no – esta sí es una red social por y para traductores- Traditori, en la cual suelo participar activamente y echar una mano siempre que puedo.

En los seminarios y charlas de traducción no paran de hablar sobre la importancia de estar presente en la red. Por ejemplo Oliver Carreira y Pablo Muñoz obsequiaron con estas perlas a los presentes en las IV Jornadas de la ASATI:

O estas presentaciones de Laura Ramírez:

 

Para sacarle partido a las redes sociales aquí tenéis algunos enlaces:

Twitter para quien no usa twitter

Como sacar verdadero provecho a Twitter

Twitter en una semana (libro dirigido a iniciados, expertos y a empresas que repasa los puntos más relevantes de Twiter).

Manual didáctico para aprender a usar Linkedin

Consejos para conseguir trabajo en Linkedin

Os animo a proponer más redes sociales que puedan ayudar en nuestro trabajo.

 


next page next page close

Unos consejos.

- La Invisibilidad del traductor.

Muchos, por no decir la gran mayoría, somos invisibles en nuestras traducciones, ya que el lector debe leer al autor en lugar de al traductor. Claro está que tú, como traductor, eres la pieza clave de este proceso, y siempre dejarás algo de tu personalidad en el resultado final. Te verás reflejado en las palabras que has decidido utilizar, en las expresiones, en la sintaxis, etc. Pero no debes, en ningún caso, aportar algo de  tu propio repertorio. Cierto es que algunas obras ganan mucho gracias a los traductores, y otras, en cambio, pierden.

La traducción de un texto puede ser bastante variopinta, donde yo pongo A, tú pondrás B, pero lo más importante es saber que es lo podemos sacrificar. Siempre habrá traducciones mejores y peores, más exactas o menos, pero la exactitud no sólo depende de las palabras que utilices, sino del conjunto textual en sí y del resultado final en la lengua de llegada, ¡ha de ser natural

-Busca e investiga bien

La gente que no conoce bien nuestra profesión, cree que traducir es fácil. ¡Qué puedes hacer un texto de 30.000 palabras en 3 días, sin cometer fallos y en un perfecto español! Pero no, hay que acudir a los diccionarios, a la red, a otras fuentes de información, comprobar si el uso que le vas a dar a la palabra o a la expresión es el correcto, la trascripción correcta de un nombre propio, si la cita que vas a traducir está ya traducida, etc. ¡Mientras más recursos tengas, mejor! Es mejor hacer más de una consulta, que lamentar más tarde tu pereza. Como dice un refrán ruso: семь раз отмерь, один раз отрежь (algo así como “Antes de que te cases, mira lo que haces”). Creo que debemos combinar la confianza en nosotros mismos, pero siempre con un atisbo de duda en nosotros y en nuestros conocimientos.

- ¿Qué tal tu ortografía?

La ortografía y la gramática son esenciales en nuestra profesión. Así que ama la gramática tanto de un idioma como del otro, o de varios. ¡Tienes que escribir bien, es tu trabajo y tu carta de presentación! También deberías conocer cómo trabaja tu corrector o editor, conocer el libro de estilo de la empresa, etc. ¡Te ayudará a conocer más tus idiomas de trabajo!

- ¡Fórmate!

¡Nunca dejes de aprender! Nuestra profesión evoluciona a pasos agigantados, los idiomas evolucionan cada día.  ¡Tenemos que evolucionar! Renueva tus fuentes, haz un curso a distancia, lee, aunque sea algo que no te interese, nunca sabes si te tocará traducir sobre ese tema.  ¡Todo es por nuestro bien!

- No tengas miedo.

No tengas miedo en enfrascarte en un proyecto nuevo o diferente.  Cada vez que empieces un nuevo proyecto, un tema nuevo, un libro nuevo, un estilo, recuerda que al principio será difícil, pero no te preocupes, al final todo se pasa. Al final estarás como pez en el agua, aunque te cueste trabajo.

- Convive con la lengua.

Tienes que convivir con tus idiomas y utilizarlos siempre que puedas: lee, ve la tele, escribe, escucha, habla. Incluso puedes inventarte juegos practicando los diferentes acentos, o jugar a los sinónimos, o a “cómo traducirías esto”, etc. También deberías utilizar o leer no sólo el habla cotidiana o los best-sellers, sino también la literatura clásica y un discurso de calidad, te ayudará a expandir y mantener tu vocabulario, tu comprensión, tu memoria, etc.

- Otros traductores

Escucha y lee a otros traductores. Siempre aprenderás algo nuevo de tus colegas. Lee traducciones de idiomas que conozcas y también de los que no conozcas. Lee artículos de traductores de renombre u obras relacionadas con nuestra profesión. Te ayudará a crecer y a abrirte nuevos horizontes.

-¿Dónde está mi musa?

Esto nos pasa a todos, de repente tu motivación, tu inspiración, tu musa se desvanece. Pero si nos paramos a esperarla quizás no llegue nunca.  Mejor siéntate ante el ordenador, abre la traducción y haz que tu musa vuelva. Empieza a hacer esbozos, a poner y a quitar palabras, abre una web sobre el tema, navega por la red, y ya verás como al final la inspiración vuelve. Y si no funciona, quizás necesitas un descanso.

-Límites

¡Márcate tus límites! Es mejor decidir de antemano con que temas o textos prefieres trabajar. Tienes que marcarte tus principios profesionales, tanto a la hora de los textos que vas a traducir, como sobre tus plazos, tus tarifas, etc. Cuando lo tengas todo decidido, verás cómo será más fácil tomar otras decisiones.


La importancia de las redes sociales.

A estas alturas creo que todos somos conscientes de lo importante que es estar presente...
article post

Unos consejos.

- La Invisibilidad del traductor. Muchos, por no decir la gran mayoría, somos invisibles...
article post