search search search rss search

Un poco de historia…

line

Con el motivo del Día Internacional de Traducción, he aquí un poco de historia sobre nuestro patrón:

Jerónimo de Estridón o también conocido como Eusebio Hierónimo de Estridón y para los cristianos San Jerónimo (el pobre tenía serios problemas de personalidad), tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latín (y sin cobrar derechos de autor…). Dicha obra se llamó Vulgata, y fue el texto bíblico oficial de la Iglesia Católica Romana hasta el año 1979, cuando se promulgó la Neovulgata.

San Jerónimo

San Jerónimo

Fue un célebre estudioso del latín (¡como lo somos nosotros de otros idiomas!) durante la época en la que eso implicaba también dominar el griego. Cuando comenzó su proyecto de traducción sabía algo de hebreo, pero se fue de Erasmus a Belén para perfeccionar sus conocimientos del idioma.

Su proyecto de traducción comenzó en el año 382, corrigiendo la versión latina del Nuevo Testamento, en el 390 pasó el Antiguo Testamento al hebreo, y finalmente terminó su proyecto en el 405. ¡Ni más ni menos que 23 años! (¡ojalá nos diesen los mismos plazos!) ¡Para que luego digan que no cuesta nada traducir!

San Jerónimo consagró su vida al estudio de las Sagradas Escrituras, y es considerado uno de los mejores en ese oficio, sino el mejor (aunque tampoco tenía la competencia que hay ahora, claro). ¡Nunca dejes de estudiar y reciclarte!

En Roma estudió latín, y gracias a su profesor, Donato, llegó a ser un gran latinista y buen conocedor del griego y otros idiomas. ¡Qué haríamos sin nuestros maestros y su experiencia! Aunque era muy poco conocedor de los libros espirituales y religiosos, se pasaba horas y días leyendo y aprendiendo de memoria a los grandes autores latinos: Cicerón,  Virgilio, Horacio, etc.; y también a los autores griegos como Homero y Platón (con visitas guiadas a su famosa caverna incluidas).

Tras su estancia en el desierto para limpiar sus pecados, de vuelta en la ciudad los obispos le nombraron secretario, y al ver sus dotes y conocimientos el Papa San Dámaso lo nombró secretario personal y le encargó redactar sus cartas y más tarde lo designó para hacer la recopilación de la Biblia y traducirla (y todo eso sin darle ni tiempo a beberse un vaso de agua). Las traducciones que circulaban por aquellos tiempos tenían muchas imperfecciones e imprecisiones, o incluso traducciones no muy exactas (lo que tiene el intrusismo, vaya). Gracias a su gran habilidad con el latín y la elegancia de su escritura, San Jerónimo tradujo toda la Biblia.

En el 382, el Papa San Dámaso le hizo un nuevo encargo a San Jerónimo: una nueva traducción de la Biblia que incluyera un Antiguo Testamento de 46 libros y el Nuevo testamento compuesto de 27 libros (73 libros del ala, del tirón y para ayer, ahí es nada).

Y como buen traductor que fue, también sufrió de la deformación profesional que sufrimos todos y fue un incomprendido. Corregía duramente ciertos defectos de la alta clase social, lo que indujo a envidias, e incluso fue calumniado en Roma, donde no aceptaban su modo enérgico de corrección.  ¡Ya sabemos cómo se sienten nuestros amigos y allegados!

La Iglesia Católica reconoció a San Jerónimo como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor la Biblia, por lo que fue nombrado patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender la Biblia, y por extensión, se lo considera el santo patrono de los traductores.

Murió el 30 de septiembre del año 420, a los 80 años. En su recuerdo hoy celebramos el Día Internacional de la Traducción, promovido por la FIT (Federación Internacional de Traductores) para mostrar la solidaridad de la comunidad de traductores en todo el mundo y promover la profesión de traductor en todos los países (no sólo los cristianos). Una gran oportunidad para mostrar el orgullo por nuestra magnífica profesión que es cada vez más esencial en los tiempos que corren.

¡Feliz día a todos!


4 comentarios

line
  1. anika poupee de cire

    Gracias por existir Erasmus! Igual da que sea a Belen!
    PD; muy bueno el articulo Cris!

    line
  2. Maravillosa historia :)
    Me ha encantado lo del Erasmus en Belén… Si ya lo digo yo: lo mejor para aprender un idioma es vivir en el país en el que se habla ;)

    line
  3. Catlin

    Maravillosa historia
    Me ha encantado lo del Erasmus en Belén… Si ya lo digo yo: lo mejor para aprender un idioma es vivir en el país en el que se habla

    +1

    line

Leave a Reply to Catlin