search search search rss search

Historias de la vida “traductoril”.

line Historias de la vida “traductoril”.

Últimamente leo muchas entradas en los blogs de traducción sobre nuestras famosas tarifas y como se quejan los clientes y las agencias de que somos demasiado caros. ¡Ni que fuéramos un mercadillo!

Casualidad, que hace unos días estuve hablando con un amigo sobre mi trabajo.  Y surgió el siguiente diálogo:

Amigo: – ¡Anda!, ¿y traduciendo se gana dinero?

Yo: – Claro. No es para tirar cohetes, pero se puede vivir.

A.:- ¿Y cuanto cuesta una página?

Y.:- Bueno, yo normalmente cobro por palabra.

A.: -Vale, ¿Cuánto cuesta una palabra?

Y.: -Pues, a menudo depende del texto o del tipo de traducción.

A.: – ¡Ah! Pero entonces, yo te puedo pedir que no traduzcas los artículos, ni las conjunciones y así me ahorro palabras, ¿no?

Y.: -… Esto…si no pongo ni artículos ni conjunciones, ¿cómo vas a entender el texto?

A.: -Bueno, yo sé donde debería ir un artículo o una conjunción, así pongo yo lo que falta y me ahorro unas pelas.

A cuadros me quede. No supe contestarle.

Igual que algunas agencias te pagan un x% menos por las repeticiones o quieren que no les cobres los números. Vamos, como ir al bar y decirle al camarero: “Mire, el servicio de traerme la taza con el café, no me lo incluya en el precio, que ya me lo hago yo sólo y de paso me exprimo el zumo.”

Si la sociedad de hoy en día no valora su propia lengua, ¿cómo va a valorar nuestro trabajo? ¡Total es sólo buscar palabras en el diccionario!


23 comentarios

line
  1. Patricia

    Hola, Cristina:

    Por desgracia, esta historia se repite con los clientes que no saben muy bien de qué va esto de traducir y piensan que basta con consultar el diccionario. He leído varias entradas similares en otros blogs y he llegado a la conclusión de que lo mejor es cobrar al cliente por horas o por páginas. Así se evitan confusiones y situaciones ridículas como esta, en la que el cliente intenta abaratar el precio por todos los medios (como suprimiendo los artículos o los números, ¡pfff!). La idea es calcular cuántas palabras tiene una página o cuántas palabras puedes traducir por hora y multiplicar tu tarifa por palabra por ese número. Así se puede ser un poco más preciso a la hora de decir un precio y, total, el cliente no tiene por qué saber sobre qué base haces tus cálculos. Yo creo que, a partir de ahora, lo voy a hacer así. ;-)

    line
    • Sinceramente, no me había pasado nunca. Todos los clientes directos nunca me han dicho nada sobre mis tarifas. Pero sí, es una buena opción para gente algo tiquismiquis.

      Saludos.

      line
    • Lo de calcular cuántas palabras tiene una página sigue siendo impreciso proque depende de muchas cosas: tamaño de letra, tipo de letra, imágnes, párrafos, tablas… Solo podrías dar una aproximación y, bueno, el cliente te puede meter páginas a tamaño 10 con Times (que es una de las letras más pequeñas), eliminar párrafos…

      YO creo que es siempre más fácil decirle la verdad, que hay que pagar todo porque, al fin y al cabo, todo lo miras. ¡Hasta los números, porque hay que cambiar las comas por puntos y los puntos por comas! Y si no, pues le cobras por horas y punto. A lo mejor así lo entienden mejor, y tú te aseguras de que realmente te pagan lo que corresponde.

      line
      • No sé siempre lo he hecho por palabras y en los presupuesto siempre digo que es un precio aproximado.
        Pero todas las opciones que ofrecéis son buenas.

        line
  2. Es para quedarse helada, desde luego. Pero vamos, la historia de siempre: cuando uno se dedica a ciertas profesiones parece que su trabajo no cueste tiempo y esfuerzo. “Házmelo gratis, a ti que te gustan estas cosas”. De todas formas, lo que más me entristece es ver a estudiantes de la carrera que piensan así… Si nosotros mismos no cuidamos nuestra profesión, está claro que los demás no van a venir a hacerlo. Las anécdotas hablan por sí solas ;D

    line
  3. Cuando me dedicaba principalmente al diseño, un amigo de profesión delineante me pidió que le diseñase unas tarjetas; como nos conocíamos desde hacía casi 20 años decidí cobrarle sólo el coste de la impresión; le hice unas tarjetas cuadradas, vistosas y resultonas. Cuando las vio ya le iban escociendo los 20 o 30 euros de la impresión, y tuvo el cuajo de soltarme “pero si esto son cuatro rayas, también lo sé hacer yo”. Todas las personas que me han dicho eso y luego lo han intentado sólo han creado bazofia visual de la más inmunda concebible.

    Y recuerdo una clienta que nos llamó, nos explicó lo que necesitaba y antes de que le diéramos un presupuesto no se cortó en decir: “Bueno, pues el fin de semana ya me vas dibujando algo, ¿no?”

    La ignorancia es muy atrevida, y el desconocimiento de ciertas profesiones supone que nos tengamos que enfrentar a patochadas de este tipo: Por fortuna, como traductor he tenido que aguantar muchas menos tonterías que como diseñador.

    line
    • Bueno….es como decirle a un arquitecto que te dibuje un plano de tu casa por el amor al arte. Supongo que pasará en todas las profesiones.

      line
    • Pues yo, si me dice “ya me vas haciendo algo el finde” le diría, vale, eso aumenta el coste x 2, como a usted su jefe le pagará horas extra. Verás qué pronto se callan :)

      line
  4. Si sabe dónde van las conjunciones y los artículos, recomiéndale un diccionario bilingüe y que se apañe, que total traducir no es nada del otro mundo. O mejor aún, háblale de Google Translator y ya verás qué alegría se lleva. En fin…

    line
  5. Chiste: “¿Cuánto cobras?” / “X por palabra”/ “Ah, entonces los números no me los cobras, ¿no?” / “[Con sorna] Claro, yo no los pongo y tú adivinas dónde deberían ir” / “No, oye, así no…”

    Pero vamos, lo había oído como chiste, no me imaginaba que hubiera alguien tan cazurro para pedir no solo que no cobren los números, sino también las partículas gramaticales. Si tanto sabe, ¿para qué pide la traducción?

    Claro, que yo creía que eso de “la mitad de las palabras empiezan con mayúsculas, esto está maaaal” / “… es que en alemán los sustantivos empiezan con mayúscula” era un chiste hasta que me encontré un cliente que se me quejó de este fallo en mi época de gestor de proyectos. Hay cada animal suelto por ahí…

    line
    • ¡Buff! Yo creo que aún nos quedan muchas anécdotas que contar de este estilo. A mi me ha pasado con el ruso, cosas del estilo: “En español aquí hay X líneas, ¿por qué en ruso son X-2 líneas?”
      Supongo que nos seguirá pasando.

      line
  6. Nathalie

    Qué fuerte, ¿no? …

    No sé si reír o llorar… Con esa cultura del “apaño cutre” no sé dónde llegaremos… Yo le hubiera contestado: “Claro, me das las palabras, te las traduzco, y ya luego te las ordenas tú…”

    line
  7. Me gusta la opción de Nathalie. Creo que lo aplicaré a partir de ahora, y pondré todas las palabras seguidas, sin artículos (porque no me los pagan) y ya que añadan ellos mismos esas cosas que no me pagan.

    La anécdota de Jordi ya la había escuchado. Aunque también me han dicho cosas como “sigue las mayúsculas del inglés”, el cual se había traducido del alemán y, claro, todos los sustantivos estaban en mayúsculas… Imaginaos el lumbreras del traductor alemán>inglés, que no sabía que eso solo pasa en alemán…

    A mí lo único que me han hecho es devolver una traducción con una lista de sugerencias imposibles, diciendo que la calidad no es la esperada, y preguntar tú: ¿Perdón? (o debería decir “¿Hoygan?”). Y hablo de una traducción que ha pasado por traductor y corrector… Y tener que devolverle las respuestas a los comentarios por partida doble (la mía y la del corrector) para que el cliente se diese cuenta de ello. Vamos, hijo, que no entiendo pa qué me dices que traduzca si, total, tú sabes tantísimo…

    Pero, como ha dicho bien Neus, de nosotros depende conseguir que se nos escuche…

    line
  8. Eli

    A mí me acaba de venir a la mente un clásico de cuando aún estás en la carrera: “¿Ah, que estudias Interpretación? ¿Es que quieres ser actriz?” La palabra “traducción” que pronuncias antes de “interpretación” se la pasan por el forro…xD

    line
    • Typical!!!

      line
    • Te reirás, pero a un amigo de la carrera le pasó eso… durante cuatro años. Una vecina suya del pueblo, ya mayor, entendió un día que estudiaba “para actor”, mi amigo le corrigió un par de veces y luego ya se cansó. Total, que la buena señora se tira cuatro años creyendo que tiene un vecino actor hasta que finalmente mi amigo le corrige de una vez por todas explicándole a qué se refiere con “interpretación”. La señora, toda avergonzada, “ay, y cómo no me decías nada” / “es que se le veía tan contenta…”. Lo más gracioso fue cuando, al año siguiente, le dio por hacer Arte dramático de verdad: “ahora sí que hago interpretación de ser actor”. La pobre señora ya no entendía nada y no sabía qué pensar.

      line
  9. Ana

    Desde Bs.As. Argentina. Creo q muy pocos reconocen el trabajo que hacemos, el esfuerzo que nos demanda hasta traducir una “simple” palabra. A seguir!!!
    Nuestra profesión es bella, hay que dignificarla…
    Cariños desde el otro punto del mapa..

    line

Leave a Reply to Ángel Domínguez