search search search rss search

Unos consejos.

line

- La Invisibilidad del traductor.

Muchos, por no decir la gran mayoría, somos invisibles en nuestras traducciones, ya que el lector debe leer al autor en lugar de al traductor. Claro está que tú, como traductor, eres la pieza clave de este proceso, y siempre dejarás algo de tu personalidad en el resultado final. Te verás reflejado en las palabras que has decidido utilizar, en las expresiones, en la sintaxis, etc. Pero no debes, en ningún caso, aportar algo de  tu propio repertorio. Cierto es que algunas obras ganan mucho gracias a los traductores, y otras, en cambio, pierden.

La traducción de un texto puede ser bastante variopinta, donde yo pongo A, tú pondrás B, pero lo más importante es saber que es lo podemos sacrificar. Siempre habrá traducciones mejores y peores, más exactas o menos, pero la exactitud no sólo depende de las palabras que utilices, sino del conjunto textual en sí y del resultado final en la lengua de llegada, ¡ha de ser natural

-Busca e investiga bien

La gente que no conoce bien nuestra profesión, cree que traducir es fácil. ¡Qué puedes hacer un texto de 30.000 palabras en 3 días, sin cometer fallos y en un perfecto español! Pero no, hay que acudir a los diccionarios, a la red, a otras fuentes de información, comprobar si el uso que le vas a dar a la palabra o a la expresión es el correcto, la trascripción correcta de un nombre propio, si la cita que vas a traducir está ya traducida, etc. ¡Mientras más recursos tengas, mejor! Es mejor hacer más de una consulta, que lamentar más tarde tu pereza. Como dice un refrán ruso: семь раз отмерь, один раз отрежь (algo así como “Antes de que te cases, mira lo que haces”). Creo que debemos combinar la confianza en nosotros mismos, pero siempre con un atisbo de duda en nosotros y en nuestros conocimientos.

- ¿Qué tal tu ortografía?

La ortografía y la gramática son esenciales en nuestra profesión. Así que ama la gramática tanto de un idioma como del otro, o de varios. ¡Tienes que escribir bien, es tu trabajo y tu carta de presentación! También deberías conocer cómo trabaja tu corrector o editor, conocer el libro de estilo de la empresa, etc. ¡Te ayudará a conocer más tus idiomas de trabajo!

- ¡Fórmate!

¡Nunca dejes de aprender! Nuestra profesión evoluciona a pasos agigantados, los idiomas evolucionan cada día.  ¡Tenemos que evolucionar! Renueva tus fuentes, haz un curso a distancia, lee, aunque sea algo que no te interese, nunca sabes si te tocará traducir sobre ese tema.  ¡Todo es por nuestro bien!

- No tengas miedo.

No tengas miedo en enfrascarte en un proyecto nuevo o diferente.  Cada vez que empieces un nuevo proyecto, un tema nuevo, un libro nuevo, un estilo, recuerda que al principio será difícil, pero no te preocupes, al final todo se pasa. Al final estarás como pez en el agua, aunque te cueste trabajo.

- Convive con la lengua.

Tienes que convivir con tus idiomas y utilizarlos siempre que puedas: lee, ve la tele, escribe, escucha, habla. Incluso puedes inventarte juegos practicando los diferentes acentos, o jugar a los sinónimos, o a “cómo traducirías esto”, etc. También deberías utilizar o leer no sólo el habla cotidiana o los best-sellers, sino también la literatura clásica y un discurso de calidad, te ayudará a expandir y mantener tu vocabulario, tu comprensión, tu memoria, etc.

- Otros traductores

Escucha y lee a otros traductores. Siempre aprenderás algo nuevo de tus colegas. Lee traducciones de idiomas que conozcas y también de los que no conozcas. Lee artículos de traductores de renombre u obras relacionadas con nuestra profesión. Te ayudará a crecer y a abrirte nuevos horizontes.

-¿Dónde está mi musa?

Esto nos pasa a todos, de repente tu motivación, tu inspiración, tu musa se desvanece. Pero si nos paramos a esperarla quizás no llegue nunca.  Mejor siéntate ante el ordenador, abre la traducción y haz que tu musa vuelva. Empieza a hacer esbozos, a poner y a quitar palabras, abre una web sobre el tema, navega por la red, y ya verás como al final la inspiración vuelve. Y si no funciona, quizás necesitas un descanso.

-Límites

¡Márcate tus límites! Es mejor decidir de antemano con que temas o textos prefieres trabajar. Tienes que marcarte tus principios profesionales, tanto a la hora de los textos que vas a traducir, como sobre tus plazos, tus tarifas, etc. Cuando lo tengas todo decidido, verás cómo será más fácil tomar otras decisiones.


Sin comentarios

line

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Unos consejos. | El Placer de Traducir -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Conchi Otaola and Curri Barcelo, CristinaAroutiounova. CristinaAroutiounova said: En mi blog: Unos …

Comentar